Historia de la llave inglesa. Origen de la herramienta

historia de la llave inglesa
Adrian

A lo largo de la historia, lo que hoy conocemos como llave inglesa es la herramienta se ha convertido en la herramienta manual más usada del mundo que figura en todas las cajas de herramientas, así como en los catálogos de las mejores marcas.

En el artículo de hoy exponemos los detalles de la historia de llave inglesa, su evolución durante más de un siglo y sus utilidades tanto en el ámbito doméstico como profesional.

 

La llave inglesa: orígenes y primeros pasos

La llave inglesa es una herramienta manual con un tornillo ajustable destinada a aflojar o ajustar tuercas o tornillos. Con una abertura ajustable y cabeza móvil permite adaptarse a diferentes medidas lo que la diferencia de las llaves fijas comunes.

También conocida como llave de expansión, surge a mediados del siglo XIX en plena era de la mecánica, como evolución de la cada vez más generalizada llave fija, de gran peso y robustez. Veamos con detalle la evolución histórica de la herramienta más utilizada.

 

La llave inglesa: Los primeros diseños

No puede decirse a ciencia cierta quien inventó esta llave, pero los primeros pasos de llave ajustable están relacionados con creadores británicos, lo que sin duda ha marcado el nombre con el que se conoce a esta pieza.

El primer diseño de una llave ajustable lo realizó ingeniero inglés Edwin Beard Budding en la primera mitad del siglo XIX. Fue él quien reemplazó la cuña de la llave fija por un tornillo de ajuste.

Tras este precedente, el también inglés Solomon Merrick patentó la primera llave standard en 1835. Pocos años después, en 1842, el ingeniero inglés Richard Clyburn, inventaba una nueva pieza ajustable y su nuevo diseño ha pasado a la historia como uno de los que han definido la continuidad de la ya conocida como llave inglesa.

Por aquel entonces, a mediados del siglo XIX, Inglaterra vivía en plena revolución Industrial que luego se extendería al resto de Europa y eso incidía en la marcha económica y, como no, en las nuevas estructuras sociales derivadas de esta industrialización, así como en toda la historia de las herramientas.   

 

La llave inglesa de Johansson: 1892

El herrero sueco Johan Petter Johansson aprovechó los anteriores modelos de llaves ajustables y creó una pieza de similares características. Obligado a manejar habitualmente a causa de su trabajo un buen número de llaves fijas, a él se le atribuye el acoplamiento del tornillo a la cuña de ajuste que presentaban llaves anteriores. Su marca de herramientas Bahco, patentó la llave en 1982 y este nombre o también el de llave sueca se generalizó por toda Europa para denominar su invento.  

 

Llave Facom: Madame 101

En la Europa de comienzos de los años veinte las condiciones económicas e industriales eran las idóneas para el despegue y la evolución de la fabricación de las herramientas manuales y entre ellas la llave inglesa.

La llegada de las máquinas que habían revolucionado el mundo del trabajo y las industrias del avión, automóvil y ferrocarril trajeron consigo una demanda en la fabricación de herramientas.

La marca Facom es un ejemplo de ello. El primer producto de Facom fue la llave 101, un modelo sencillo de llave ajustable, conocido más familiarmente como Madame 101. La herramienta, muy similar a la llave inglesa Clyburn, estaba diseñada para el mantenimiento de la red ferroviaria.

Durante más de cien años la marca Facom, una de las de mayor prestigio en el sector que ha convertido en uno sus productos estrella para aficionados y profesionales y garantizados de por vida.

 

historia de la llave inglesa una de las herramientas más utilizadas

 

La llave inglesa: características

Con algunas variaciones dependientes de su finalidad, a lo largo de los años, la herramienta ha mantenido sus partes fundamentales: mango, mordazas o caras y rosca, así como su material, predominantemente el acero.

Las principales características de la llave inglesa tal y como la conocemos actualmente son:

Mordazas o caras, paralelas y lisas. Una de ellas está fija al cuerpo constitutivo del mango y la otra mordaza es móvil, permitiendo la apertura y cierre con respecto a la fija.

La mordaza móvil está provista de una cremallera dentada a la cual engrana una rosca o tornillo helicoidal que al girarse manualmente modifica la apertura de las caras para adaptarse a diferentes medidas del elemento a girar.

 

La llave inglesa: aplicaciones

Algunos de sus usos fundamentales son:

  • Manipulación de tuercas y tornillos.
  • Mecánica automotriz
  • Cerrajería
  • Mecánica ligera
  • Fontanería o grifería
  • Herrería

Sin duda alguna, por su versatilidad la llave inglesa es la herramienta más utilizada tanto en el ámbito doméstico como profesional. Por todo ello, a la hora de comprar una llave deberás acudir a un distribuidor autorizado que te aconsejará sobre la pieza más adecuada para la funcionalidad a la que la quieras destinar.

En este artículo podrás examinar detalle el amplio catálogo de llaves facom, una marca que se ha marcado como meta ofrecer el producto más especializado y de calidad. ¡Que no te lo cuenten! Consulta con nosotros.

No hay productos en el carrito.
Seguir comprando
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más Información;